acuerdo

Si eres empresario y tienes que despedir a un trabajador, ten en cuenta los siguientes consejos para que tu actuación sea conforme a la ley y el despido se considere formalmente correcto:

  1. Si, el primer consejo para despedir a un trabajador es realizar una buena contratación. Desde un principio debes ser claro con las habilidades y tareas que debe desempeñar tu empleado, esto evitará un despido temprano y te ahorrará mucho tiempo.
  2. La toma de decisión. El momento de comunicar al trabajador que está despedido es uno de los más importantes del proceso. Informar previamente a las personas del equipo estrictamente necesarias garantiza la confidencialidad de la situación. Es recomendable que, para que al empleado no le pille tan de sorpresa, el jefe le haya realizado distintas llamadas de atención, explicándole que no está cumpliendo con su trabajo o informándole de que su nivel de desempeño no es el esperado.
  3. El momento del despido. En ocasiones, la relación ente el jefe y el empleado puede ser buena, no obstante debemos estar preparados para que este tipo de situaciones provoquen reacciones inesperadas: es bueno mantener siempre la calma. Se recomienda incluso, que esté presente un responsable de recursos humanos para que informe de las condiciones y a la vez ejerza de testigo. Ser directo y breve, explicando las causas de forma detallada pero concisa y evitar largas explicaciones o discusiones, son otros de los consejos a la hora de despedir a un trabajador. Sobran los cumplidos, las falsas promesas, las disculpas y siempre se debe asumir la decisión como propia, no es el momento de mostrar desacuerdo.
  4. La carta de despido es un requisito indispensable para formalizar por escrito el despido. Es necesario que contenga los siguientes datos:
    1. Debe indicarle la intención de despedirlo.
    2. Las causas.
    3. La fecha a partir de la cual el despido será efectivo.
  5. El preaviso es el período de tiempo que transcurre desde que comunicas al trabajador su despido hasta que se extingue la relación contractual. Si se trata de un despido objetivo, debes comunicarlo con 15 días de antelación (en caso contrario, le pertenecerá el salario correspondiente a un día por cada día de retraso en el preaviso); en el caso de un despido disciplinario, no existe obligación de preavisar al empleado.
  6. Finiquito o indemnización. El finiquito es el documento que declara la extinción de la relación laboral entre el trabajador y la empresa. La firma del documento supone la aceptación por parte del trabajador de la extinción del contrato y de la liquidación con el empresario de todos los derechos que le corresponden, entre ellos el salario y pagas. El trabajador tiene derecho a la presencia de un representante legal durante la gestión de ese documento, así como a negarse a firmar el finiquito, en ambas situaciones la empresa no puede mostrar oposición.

Dependiendo del tipo de despido, la empresa tendrá que indemnizar al trabajador con mayor o menor cantidad de dinero.

  • 20 días de salario por año de trabajo en causas objetivas de despido, o si es por causas económicas, organizativas o de producción.
  • Si es un despido improcedente, la indemnización es de 33 días por año de trabajo.
  • Ante un despido nulo no cabe la indemnización ya que hay que readmitir al trabajador.
  • Sin indemnización pero con el finiquito correspondiente se actuará ante un despido disciplinario.
  1. Reflexión post despido. El trabajador ya no se encuentra en la empresa, toca el momento de analizar lo sucedido e identificar posibles errores, hay un fallo en la empresa que no supo escoger a la persona adecuada o no supo dirigirla, capacitarla y controlarla. En cuanto al resto de empleados y compañeros, es importante comunicar la situación al resto del equipo lo antes posible, los rumores y la sensación de injusticia es muy común en estas situaciones.
Este sitio web usa cookies. Más información. ACEPTAR
Share This