Prejubilación y jubilación anticipada

La jubilación anticipada es una situación regulada por la Seguridad Social, mientras que la prejubilación, consiste en un acuerdo privado entre la empresa y el trabajador en el que fijarán los términos y las condiciones concretas. Existen muchas diferencias entre ambas y sería un error creer que la prejubilación y la jubilación anticipada son situaciones similares.

Estamos de acuerdo en que en ambos casos el empleado deja de trabajar, pero el cauce por el cual llega a esta situación es absolutamente distinto. Te explicamos en qué consisten:

Prejubilación y Jubilación Anticipada

Prejubilación y Jubilación Anticipada

¿Quién pueden optar a una prejubilación?

Como acabamos de explicar, lo que define a la prejubilación es que es una situación regulada de forma privada entre un empleado y la empresa y por tanto existirán múltiples ejemplos de acuerdos de prejubilaciones. Las empresas no están obligadas a ofrecer o aceptar la prejubilación de sus trabajadores, al tratarse de un pacto, empleado/empleador en el que ambos deberán estar de acuerdo. Tampoco existe una edad legal para poder optar a una prejubilación, peroque existen algunos requisitos distintos para cada caso. 

Hace algunos años, la prejubilación era una ventaja que ofrecían las grandes compañías en sus convenios, pero ahora se utiliza menos. Aunque depende mucho del sector y tipo de empresa y de las características laborales.  

¿Cuánto puede durar la prejubilación?

La prejubilación comienza en el momento en el que empresa y trabajador deciden romper su vinculación laboral y firmar el acuerdo, hasta que llega a la edad de jubilación legal. A partir de ese momento pasaría de ser prejubilado a estar jubilado oficialmente y dependería ya del sistema público de pensiones de la Seguridad Social. Al no existir una edad concreta para poder estar prejubilado, la situación podrá durar algunos años. Por eso lo más habitual es ofrecer esta posibilidad a los trabajadores que están ya muy cercanos por su edad, a la jubilarse, pero no hay ninguna norma que diga lo contrario. 

¿Cuánto puede cobrar un trabajador prejubilado?

En las prejubilaciones más frecuentes, el empleado suele seguir conservando unos ingresos mensuales de en torno al 60 y el 100 % de su sueldo. En muchos casos, dichos ingresos son parte de la indemnización que la empresa pacta con el trabajador por incluirle en un Expediente de Regulación de Empleo.(ERE)

Otra opción podría ser que en el momento en el que el trabajador agota su prestación por desempleo (si no alcanzan un acuerdo entre las partes), podrá solicitar el subsidio por desempleo, que durará entre 6 y 18 meses, siempre que el beneficiario demuestre que carece de rentas, sin incluir las cuantías cobradas en concepto de indemnización por despido.

Además, si el trabajador tiene más de 55 años, que es caso más frecuente, podrá ampliar el cobro del subsidio hasta que alcance la edad legal de jubilación anticipada u ordinaria.

Las empresas en estos casos suelen colaborar a través de Convenios Especiales de Prejubilación que pactan con la propia Seguridad Social para mantener sus cotizaciones, para que el empleado pueda optar a una pensión de jubilación similar a el salario que estaba percibiendo hasta ese momento. Este Convenio empezaría a ser vigente a partir del cese de la prestación contributiva de desempleo, ya que hasta entonces estaría manteniendo la misma base de cotización que tenía en los 6 meses anteriores a la prejubilación.

 ¿Qué situación laboral tiene un trabajador jubilado anticipadamente?

La figura de jubilado anticipado está reconocida legalmente por la Seguridad Social, como un cauce para poder retirarse del mundo laboral. A todos los efectos, el trabajador al que se le reconoce una jubilación anticipada, pasa a ser un jubilado dentro del sistema.  La diferencia entre jubilación anticipada y prejubilación estará en los requisitos formales para acceder tanto a una como a otra, en el resultado económico entre ambas opciones, aunque las dos tienen en común que el trabajador deja de prestar servicios para la empresa. En cualquier caso, para asegurarte una jubilación sin problemas de solvencia económica, lo más recomendable en acudir a un abogado laboralista experto que te pueda asesorar sobre la condiciones que te ofrece la empresa y las consecuencias que tendrá este acuerdo.

Este sitio web usa cookies. Más información. ACEPTAR
Share This