Las estafas en Internet

El mundo on-line ha irrumpido en nuestra vida y nos ofrece múltiples utilidades prácticas que todos conocemos ya. El problema es que algunas personas utilizan este canal de forma fraudulenta para cometer estafas en internet aprovechándose de nuestro desconocimiento o nuestra buena fe. En este artículo vamos a tratar de desgranar los distintos tipos de estafas tipificados en nuestro Código Penal, que han proliferado en los últimos años en la red , la pena que conllevan y de qué forma podemos luchar contra ellos.

 Estafas en Internet

1. Estafas con pagos anticipados

En este tipo de engaño, “el haker” tiene como objetivo persuadir a su víctima para conseguir que le adelanten una cantidad de dinero a cambio de la promesa de recompensas económicamente mayores.

Las podríamos clasificar de la siguiente manera:

  • Estafa sentimental o sexual

    El estafador utiliza una identidad falsa y va ganándose poco a poco tu confianza mostrando un repentino interés por ti. Existen muchas herramientas que pueden ayudarte a identificar si la información que te está dando esa persona es falsa o no. Cuando considera que ya ha generado una cierta confianza, inventará alguna excusa para pedirte una cantidad de dinero. Desconfía. En ocasiones aprovechan la información-fotos que has intercambiado con este perfil para extorsionarte a cambio de dinero. Si ya ha conseguido estafarte, debes denunciarlo para hacer lo posible por recuperar tu dinero y para ayudar a prevenir que esta persona pueda reincidir y estafar a más personas.

  • Timos de caridad

    Aquí el “modus operandi” que utiliza el delincuente es suplantará la identidad de una ONG utilizando muchas veces sus logos o imágenes corporativas para pedirte donaciones o ayudas para colaborar con una “buena causa”. 

  • Amenazas

    El timo consiste en que un supuesto “asesino a sueldo” consigue tus datos para estafarte en Internet. Te contacta para decirte que un conocido tuyo le ha contratado para matarte. Te dice que acepta no cometer el crimen si le abonas una cantidad mayor a la que supuestamente le han ofrecido por acabar con tu vida.

  • Falso secuestro

    Aquí utilizan la información que pueden encontrar en tus redes sociales sobre tus hijos (nombre, colegio, dirección..etc) y te llaman con una grabación de fondo en la que se escucha el llanto de un niño. Intentan por todos los medios que no cuelgues la llamada para que no puedas comprobar si tu hijo está bien y te piden que les hagas una transferencia inmediatamente a cambio de liberar al menor. 

  • Blanqueo de dinero

    Este fraude ha crecido exponencialmente en los últimos años y deberás tener especial cuidado ya que de prestarte a ello puedes incurrir en un delito penal. 

    Consiste en que una persona o empresa te contacta y te pide que les des tu número de cuenta para ingresarte una suma de dinero que a su vez tú deberás transferir a otra cuenta a cambio de una comisión.

  • Anuncio de venta fraudulento 

    En este caso el supuesto vendedor ofrece un producto y lo anuncia en un portal de venta on-line. El cliente lo compra y paga por ese producto, pero nunca llega a recibir el producto y además pierde el importe de la compra.

    Hay que desconfiar especialmente de los anuncios de venta en los que contactas con el propietario y te explica que está fuera del país pero que debes entregarle una cantidad de dinero a un familiar suyo y que en cuanto lo reciba te enviará de inmediato el artículo.

  • Ofertas de trabajo falsas

    Generalmente contactan contigo a través de email y te ofrecen un empleo con unas condiciones excelentes. Alegarán que han visto tu perfil profesional y están muy interesados en que te incorpores a su firma. Si antes de darte de alta, te piden una cantidad con alguna excusa, desconfía e indaga un poco sobre la autenticidad  de esta empresa.

2. Fraudes a tu tarjeta de crédito

En este caso el ciber-delincuente crea una página web que parece auténtica donde se vende cualquier tipo de producto y donde sólo puede comprar a través de una tarjeta de crédito. En esta estafa además de robarte el importe del producto que supuestamente has comprado, clonan los datos de la tarjeta y los aprovechan para comprar con ella e incluso robar el dinero que tengan en tu cuenta.

3. Phishing

El estafador te envía un correo electrónico suplantando la identidad de tu banco, donde te pide que confirmes tus datos. Una vez a “pescada” tu identidad y datos personales podrá acceder a tu cuentas para robar de ellas el dinero que tengas.

4. Pharming

Esta es una modalidad del Phishing mucho más peligrosa aún. Los estafadores entran en páginas web auténticas y buscan “agujeros de seguridad” para robar los datos de sus clientes. Es complicado darte cuenta de que estás siendo víctima de este tipo de estafa.

Tanto si eres una empresa como un persona física y sospechas o estás siendo víctima de alguna de estas estafas en Internet, contacta con nuestro departamento de Derecho Penal especializado en este tipo de delincuencia, para que podamos asesorarte.

Este sitio web usa cookies. Más información. ACEPTAR
Share This