cambiador niño

¿Hasta qué punto un gobierno, autonómico o local, puede obligar a una empresa privada a que incluya algo en sus instalaciones? Si pensamos que hablamos de alguna señalética o medida de seguridad, lo tendríamos claro; pero cuando se trata de una medida para fomentar la igualdad entre sexos, ¿cómo nos lo tomaríamos?

La Xunta de Galicia, a través de la nueva Ley de Impulso Demográfico, obligará a que los futuros edificios públicos, ya sean de titularidad privada como de la administración, cuenten con cambiadores para bebés también en los baños para hombres, así como salas de lactancia. Tanto el baño de caballeros como el de señoras deberán tener cambiador, a no ser que haya un cuarto de uso mixto para tal efecto.

Galicia será la primera comunidad que eleve a rango de ley todas las políticas a fomentar la natalidad y darle la vuelta a la pirámide poblaciones o, cuando menos, aminorar el envejecimiento.

En el caso de los edificios privados como restaurantes, centros comerciales o recintos deportivos deberá ser obligatorio que los cambiadores para bebés sean accesibles para hombres y mujeres. Para los edificios antiguos, se aprobarán órdenes de ayuda para facilitar la implantación de esta medida, que supone también conciliación y corresponsabilidad.

 

Más medidas demográficas

Esta ley también afectará a las plazas de aparcamiento de los edificios públicos y privados. En el caso de que los inmuebles dispongan de parking deberán habilitar plazas adaptadas y reservadas para las familias con hijos menores de doces años de edad. Estos aparcamientos serán más amplios y se ubicarán cerca de los accesos a las zonas comunes, en el caso de los centros comerciales.

Este sitio web usa cookies. Más información. ACEPTAR
Share This